22 abr. 2017

Empezar vs. Volver a empezar

Llevo dos años sin correr. No son dos años sin salir a correr, pero sí sin conseguir una rutina, una frecuencia, una regularidad.

He corrido días sueltos. He conseguido salir dos o tres o cuatro veces más o menos seguidas, pero no ha sido hasta este principio de año que parece que he conseguido coger otra vez la sana costumbre de correr con regularidad.

Y es que cuesta volver a empezar...


Cuando no hemos corrido nunca y decidimos empezar se hace duro. Te atas los cordones, sales a correr y los primeros metros, hectómetros, kilómetros, se hacen eternos.

Te falta el aire, las piernas parecen de plomo, el corazón parece que va explotar y lo que más te apetece es parar, volver a casa y tumbarte en el sofá.

Es duro. Sí. Pero es agradecido. Porque si consigues aguantar esos primeros momentos la cosa parece que se relaja. Rompes ese primer muro y el cuerpo empieza a ir mejor y consigues correr mucho más de lo que esperabas. Y si sales otro día empiezas a ver mejoras. Consigues correr más rápido o más lejos y eso hace que te motives.


Generalmente, a estas alturas, aún no estamos pendientes de ritmos, pero aún así, si empiezas a comparar, ves que la cosa va mejorando de forma rápida.

Si te empieza a picar el gusanillo de las carreras sueles entrar en el grupo de los esclavos del reloj y la cosa se mide en segundos. ¿A qué ritmo correré? ¿Cuánto mejoraré mi marca?... Pero, cómo ya he dicho, estamos empezando, por lo que el margen de mejora es grande.

Recuerdo que cuando corrí mi primer 10k acabé más que feliz con mis 51 minutos!!! Me había propuesto acabar en 52 y lo hice en uno menos con lo que entré en meta eufórico. Muerto... pero eufórico!

En la siguiente ya conseguí bajar de 50. Luego 46:30, 45:40...

Cómo ya he dicho, es muy agradecido y eso te va motivando y enganchando y va haciendo que te esfuerces más y te propongas otros retos.

Y llega ese maldito momento en el que paras.

Puede ser por lesión, por circunstancias personales o por cualquier otra razón, pero el caso es que paras y estás un tiempo sin calzarte las zapas y salir a dar zancadas. Y si el tiempo que estás parado es corto, es relativamente fácil volver. Pero ¿qué pasa cuando el período de inactividad se alarga?

Te propones salir un día y empezar de nuevo. Y lo haces. Pero no disfrutas como antes. Tu cabeza aún recuerda los ritmos a los que corrías y las sensaciones que tenías, pero tu cuerpo no está a la altura, por lo que fuerzas demasiado y acabas reventado. Y eso hace que te dé pereza volver a salir, entrando en bucle: como no corro, no estoy en forma; como no estoy en forma, no me apetece correr...

Así que, al menos en mi caso, empiezas... y paras. Y vuelves a empezar y a parar... Así hasta que consigues cambiar el chip y olvidarte de lo qué hacías antes.

Si ahora mismo he conseguido, poco a poco, volver a crear esta rutina de correr, se lo debo en gran parte a Maite, mi pareja y a un regalo tonto que me hizo estas navidades: una caja a modo de calendario que suponía un reto Fitness de 30 días. Cada día arrancabas una hojita y te iba proponiendo una actividad para ese día: 15 abdominales un día, 15 sentadillas otro, correr 15 minutos... Y poco a poco la cosa iba in crescendo hasta acabar con 45 minutos corriendo + 50 abdominales + 50 sentadillas + 30 flexiones (si no recuerdo mal).

No soy de hacer abdominales, flexiones, etc. pero me sirvió para crear el hábito y ya sólo faltaba cambiar esos ejercicios por correr y parece que está sirviendo.

Estoy corriendo. Más lento que antes. Menos distancia que antes. Pero estoy corriendo.

Ahora es cuestión de seguir e ir mejorando. Poco a poco voy cogiendo ritmo y, aunque sigo estando muy lejos de lo que podía correr antes, empiezo a ver mejoría y empiezo a notar ese empujón que te da el ver que puedes forzar algo más el ritmo.

Muy lejos queda la Behobia a 4:30 el kilómetro, pero ya he corrido 10 kilómetros a poco más de 5 minutos cada uno de ellos!!!

Poco a poco. Paciencia. Y a disfrutar otra vez corriendo.


2 comentarios:

  1. grandeeee, asi se empieza, es dificil volver a coger el ritmo pero el ver que se va avanzando es gratificate

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Hace unos meses que tengo este blog: https://objectiulabehobia.blogspot.com.es/
    De casualidad he descubierto hoy el tuyo. A ver si coincidimos en Irún o en Donosti y nos tomamos unas birras.

    ResponderEliminar