22 abr. 2014

Agur Behobia, agur...

  Echando un vistazo a la cabecera de este blog es fácil adivinar que soy un enamorado de la Behobia-San Sebastián. Antes de que me diera por empezar a correr, mi hermano me insistía en que, siendo de Donosti, tenía que correr la Behobia al menos una vez en la vida y desde que lo hice por primera vez, decidí que, si nada extraño sucedía, estaría cada año en la línea de salida.

  Hoy, con mucha pena, digo todo lo contrario: mucho tienen que cambiar las cosas para que vuelva a cruzar la meta del boulevard.

Si no cambia la cosa esta será la última vez que encaro la línea de meta del boulevard

  El CD Fortuna tiene la enorme suerte de que la gente salga a la calle cada año sin importar el frío, calor, lluvia... para animar a miles de desconocidos y ayudarles a conseguir sus objetivos. Ese aspecto, totalmente ajeno a la organización, es sin duda el gran reclamo de esta fiesta del running. 

  El otro gran atractivo de la carrera es un recorrido que está grabado a fuego en la cabeza de los asiduos a la prueba: Behobia - Irún - Ventas - Gaintxurizketa - Toboganes de Lezo - Travesía del desierto (Puerto de Pasajes) - Miracruz - Zurriola - Boulevard. Un recorrido exigente, variado y que, con ayuda del clima, se puede convertir en épico.